Macri salió a instalar el discurso del “esfuerzo” y el “sufrimiento”

El Gobierno de Mauricio Macri salió a instalar el discurso del “esfuerzo” y el “sufrimiento” para encarar la campaña electoral en medio de una compleja situación económica a la que no le encuentra salida.

 

En sus primeros años de gestión, el presidente se aferró a muletillas como “el segundo semestre”, “lo peor ya pasó”, o “atravesamos una tormenta”. Pero luego de que la crisis se acentuara y ante la cercanía de las elecciones, el Gobierno abandonó el optimismo y ya ni siquiera pone plazos para la recuperación económica.

Macri compartió en las últimas horas en su Instagram un video de dos rosarinos que se cruzó en su última recorrida. “Hay que hacer un sacrificio, ahora hay que sufrir, no se puede vivir toda la vida de prestado”, dice uno de los vecinos, dueño de una fábrica que no vende nada hace cuatro meses, según su propio relato.

“El problema de la Argentina somos los argentinos”, concluye el dueño de la fábrica. Macri no se salvó de las críticas en las redes por difundir ese mensaje.

 

La vicepresidenta Gabriela Michetti dijo este miércoles en un reportaje con La Nación que “aun con desencanto y desesperación” (…) “la ficha que caerá será la del esfuerzo realizado y la necesidad de continuar en ese camino”. “Estoy convencida de que en el momento decisivo la gente entenderá que no queda más que seguir adelante”, aseguró Michetti, apelando al voto “abnegado”. La semana pasada, en tanto, María Eugenia Vidal había visitado a una supuesta vecina común en una casa de chapa que le aseguraba que seguía creyendo en el Gobierno pese a estar sumida en la pobreza.

En diálogo con LPO, el analista Marcos Novaro señaló que “las encuestas indican que algo de apoyo tiene esa idea, hay tolerancia al ajuste considerable, que se mantiene en el tiempo”.

Novaro advirtió sin embargo que “si no se dan buenas noticias antes de las elecciones”, ese discurso “no va a alcanzar”. En ese sentido, se refirió a que el Gobierno deberá tomar medidas para levantar el consumo y frenar la suba de tarifas.

“Tampoco es que esto es sangre, sudor y lágrimas, no es la economía de guerra que decía Alfonsín”, analizó Novaro.

Por su parte, el politólogo Andrés Malamud también se refirió a este discurso del sufrimiento en diálogo con LPO. “No se me ocurre qué otra cosa podrían decir sin cambiar de programa económico”, advirtió. “Si ese discurso funciona es algo que ignoro”, agregó Malamud.

A %d blogueros les gusta esto: