Cambiemos despliega la polarización ante Kicillof y CFK: “Es Vidal o La Cámpora”

 

La Plata, may 15 (DIB).- María Eugenia Vidal asumirá un rol central en la estrategia electoral de Cambiemos, centrada en recuperar  el favor de sectores de la clase media “desencantados”: será la encargada de contraponer su imagen con la de la expresidenta Cristina Fernández pero también la contrafigura de Axel Kicillof, ´posible postulante a sucederla, bajo una consigna ya definida: “Es Vidal o La Cámpora”.

El rol de la gobernadora en el dispositivo electoral de Cambiemos parte de una doble suposición: lo más probable es que la expresidenta sea la postulante a un nuevo mandato al frente del gobierno nacional y su exministro el candidato para comandar el Ejecutivo de la estratégica provincia de Buenos Aires, con el conurbano como territorio clave de esa batalla.

“El trabajo de Vidal es enfrentar a CFK, ser una contrafigura política, ética, hasta estética”, explicó a DIB un alto funcionario con despacho de la gobernación, que participa de las reuniones de los lunes en la Casa Rosada, donde equipos de Nación y Provincia comandados por los jefes de Gabinete Marcos Peña y Federico Salvai vienen  debatiendo los pasos a seguir en este campo.

El razonamiento de fondo es que la gobernadora está en mejor posición de confrontar con Cristina que Macri y que, en esa contraposición de figuras podría ayudar al presidente a mejorar su imagen. Algo de eso se viene viendo en las repetidas apariciones de Vidal junto a Macri en actos de gestión, algunos de los cuáles no están siquiera vinculados con la provincia, como ocurrió en la inauguración del viaducto Mitre.

Uno de los “laboratorios” de la estrategia lo viene protagonizando la propia Vidal, en reuniones con vecinos “de a pie” que votaron a Cambiemos y ahora están desencantados. La primera se realizó en Lanús, bajo la batuta del intendente Néstor Grindetti. Dicen los que estuvieron presente que en la charla “mano a mano” a gobernadora logró volver a fidelizar a varios de esos votantes ahora críticos.

El gobierno usará la “big data”: cada uno de los legisladores del oficialismo recibió un mapa inteligente detallado de su distrito que lo ayudará a identificar las zonas de “voto posible”, que es el que buscarán rescatar sobre todo en el Conurbano, donde la expectativa es repetir la perfomance de 2015, peor que la de 2017 pero mejor que el punto de partida que le marcan hoy las encuestas al oficialismo.

Las redes, aún más que los medios, serán el foco de una comunicación personalizada que intentará hablarle a cada bonaerense de sus problemas concretos y reforzar la idea de que algunas de las “soluciones” que intendentes y militantes territoriales de la oposición se auto adjudican provienen en realidad del gobierno provincial.

En ese marco, un segundo frente discursivo buscará asociar a Kicillof a su identidad política de origen, el camporismo. “En la pelea provincial está claro lo que vamos a plantear: es Vidal o La Cámpora”, resume un referente de Cambiemos al tanto de los planes, que ya fueron comunicados por el propio Salvai a conjunto de los senadores bonaerense de Cambiemos, en una reunión desarrollada esta tarde.

Allí no solo se destacó que, según las mediciones que mira el oficialismo, Macri todavía está perdiendo con CFK “pero viene mejorando un poco cada día hace 30 días”. También, que según esas proyecciones tanto Macri como Vidal tienen chances de imponerse en octubre, aunque en las primarias podrían no hacerlo. (DIB) AL   

A %d blogueros les gusta esto: