Tensión en Cambiemos: pelea por Diputados hace peligrar la candidatura de Salvado

La Plata, jun 14 (DIB/AMPLIACIÓN).- La exigencia del radicalismo de reservarse la presidencia de la Cámara de Diputados como compensación por el ingreso del peronista Miguel Ángel Pichetto en la fórmula para la reelección de Mauricio Macri amenaza con desanudar lo que hasta ahora se informaba como decidido: la integración de la fórmula de María Eugenia Vidal, de que la podría quedar excluido su vice, Daniel Salvador.

Radical alienado sin fisuras con Cambiemos y Vida desde que comenzó su mandato, Salvador jugó su última muestra de lealtad pública en la convención provincial de Brandsen y después se sentó a esperar la confirmación pública de lo que la primera plana política del gobierno afirmaba sin matices hasta hace unas horas: que será, otra vez, el compañero de fórmula de Vidal.

Sin embargo, esa confirmación se demoró esta semana lo que, como informó DIB el miércoles, causó suspicacias en el entorno del Vice. Ese día, Salvador tuvo un primer indicio de que algo podía no ir bien para él. Vidal lo llamó a una reunión privada luego del acto de firma de constitución de la alianza Juntos por el Cambio en la provincia, donde significativamente no confirmó el binomio.

Vidal le pidió allí a Salvador una gestión en el interior del radicalismo a favor de Cristian Ritondo, ya que es a él a quien potencialmente perjudica la exigencia de los gobernadores Gerardo Morales y Alfredo Cornejo de quedarse con la presidencia de Diputados para un correligionario como “pago” por haber cedido la candidatura de vicepresidente al peronista Pichetto.

Salvador creyó en principio que se trató de un pedido complejo pero que no lo involucraba. Pero ahora está convencido de que la fórmula provincial quedó atada a la definición de la disputa nacional por diputados. En otros términos: de que Vidal podría bajarlo de la fórmula si el radicalismo nacional, a su vez, lo corre a Ritondo de la presidencia de Diputados.

La encrucijada, que tiene mucho de conjetural porque se discute un cargo al que se accederá sólo si se ganan las elecciones, pero a la vez es consecuencia del movimiento más notorio que hizo Macri en los últimos meses en es pos de ese objetivo: la captación de Pichetto. Y es que es la irrupción del peronista en el oficialismo detonó el dominó cuya última ficha volteada podría ser Salvador.

Por lo pronto, el vice de Vidal no moverá un dedo para torcer la negociación nacional, en la que atribuye a Morales un rol clave, por encima de Cornejo y de Enrique “Coti” Nosiglia. En su entorno, reina el malestar con el equipo político de Vidal: “una cosa es que una negociación de coyuntura pueda no beneficiarte, otra el destrato personal”, dice. 

Salvador por lo pronto tampoco tiene previsto hacer declaraciones públicas. Hoy, Ritondo dijo, a la salida del encuentro de peronistas de Cambiemos con Pichetto, que la candidatura a Diputados es un ofrecimiento de Macri y Vidal que no está en condiciones de confirmar hasta el sábado 22, cuando cierren las listas, por lo que solo una intervención pública de Vidal podría zanjar antes la cuestión.

Mientras, en el radicalismo ponen el foco en la relación de Vidal con el Presidente. Atribuyen la intransigencia de la gobernadora en la defensa de su ministro, que fue en 2015 su primera opción de Vice y sonó varias veces para ese lugar hasta que se optó por Diputados, a las frustraciones políticas previas en la conversación con Macri, que no la dejó desdoblar las elecciones ni recurrir a las listas colectoras.

 

¿Peronización?

En ese contexto de “fórmula abierta” o “fórmula no confirmada”, según la definición que eligieron en la gobernación, un sector del oficialismo comenzó a pensar en la posibilidad de dar un segundo paso tras el ingreso de Pichetto a la fórmula nacional. Consistiría en que un peronista secunde a Vidal, una movida que tendría la intención de crear un golpe de efecto similar al nacional.

Por ahora, se trata de una idea que no tiene respaldo oficial, aunque fue planteada al equipo de Vidal. Tampoco se lo plantearon a Salvador, el primero que debería dar el visto bueno.  (DIB) AL 

A %d blogueros les gusta esto: