Gremios bonaerenses impulsan revisión de acuerdos tras la devaluación del peso

 

La Plata, ago 19 (DIB/CENTRAL).- La fuerte devaluación del peso de la semana pasada (cercana a 30%) generó la reacción de los gremios bonaerenses de docentes, médicos, judiciales y estatales. Algunos ya piden la reformulación de los acuerdos que habían sido pactados con el Ejecutivo hasta fin de año, ya que consideran que las condiciones económicas dieron un giro inesperado.

El alza del dólar (hoy cerca de $ 60) y su consecuente traslado a los precios, a pesar de las medidas tomadas por el Gobierno nacional, preocupa por estas horas a los sindicatos de que representan a trabajadores de distintos sectores de la provincia.

Los docentes que integran el Frente de Unidad Bonaerense (FUDB), quienes en abril arribaron a un pacto salarial con la gestión de María Eugenia Vidal, evalúan por estas horas reclamar que la “cláusula gatillo” se active mensualmente por el impacto en el bolsillo que tendrá la devaluación ante el nuevo escenario económico.

Así lo confirmó a DIB la secretaria gremial adjunta de Suteba, María Laura Torre, quien adelantó que el FUDB se reunirá entre el miércoles y el jueves de esta semana para discutir esa propuesta y llevarla al Gobierno.

Cabe recordar que luego de un arduo proceso de negociaciones en un tenso conflicto, los docentes finalmente acordaron con el Gobierno un aumento del 15,6% en concepto de recomposición del sueldo perdido en 2018 y un ajuste salarial automático cada tres meses equivalente a la inflación 2019.

“En lo que fue una pelea muy desigual en la que el Gobierno maltrató como nunca antes a docentes y alumnos, nosotros conseguimos la cláusula gatillo trimestral, así que deberemos discutir con el Frente Gremial y anticiparnos para discutir la cláusula mensualmente”, dijo ayer Torre en declaraciones a C5N. Del mismo modo, el titular de Udocba, Miguel Díaz, señaló que “los docentes no están cubiertos con la cláusula gatillo” y señaló que los educadores no lograron recuperar aún lo perdido en 2018.

Pero la situación no queda reducida solamente al sector de los docentes, ya que la Asociación de Profesionales de la Salud bonaerense (Cicop) hará lo propio y le exigirá a la gestión provincial volver a negociar con el sector. 

“Solicitamos la reapertura de las negociaciones, en tanto que las condiciones en las que se generó e acuerdo han quedado sobrepasadas por la realidad”, le dijo a DIB Fernando Corsiglia, vicepresidente de Cicop, sindicato que a mediados de julio aceptó “en disconformidad” una suba salarial del 34% promedio de bolsillo.

Por su parte, los trabajadores estatales enmarcados en la ley Nº 10.430, arribaron en diciembre pasado a un incremento escalonado (4% desde enero, otro 4% desde marzo, 4% en mayo y 4% en julio) y, en una posterior revisión, el Gobierno les otorgó un 8,5% más.

Tras la feroz devaluación, ATE, el gremio más “combativo” del sector”, pidió la “inmediata reapertura de paritarias”. En tanto, el “dialoguista” UPCN, según pudo averiguar DIB, tendrá mañana una reunión de Comisión Directiva, en donde definiría “algún pedido”.

Caso aparte es el de los judiciales, quienes aún no llegaron a un arreglo con el Ejecutivo y percibieron un aumento del 24,5% de manera unilateral. “Le estamos reiterando a la gobernadora Vidal la necesidad urgente de convocatoria para retomar el diálogo paritario, y que frente al desborde inflacionario no hay otra solución razonable que no sea implementar la cláusula gatillo para todo el 2019 y la recuperación de lo perdido en 2018”, expresó Pablo Abramovich, secretario general de la AJB.

En este marco, consultadas por esta agencia, fuentes del Ejecutivo detallaron que aún no hubo pedidos formales por parte de los sindicatos, aunque no descartaban que los mismos ingresen durante esta semana.

Los reclamos se dan en un escenario complejo en el Ejecutivo bonaerense, tras la partida del Ministerio de Economía de Hernán Lacunza, quien será reemplazado por Damián Bonari.

 

Preocupación por insumos

Cicop se mostró intranquilo también por los aumentos de los insumos hospitalarios y la posibilidad de que la situación económica genere faltantes. “Estamos preocupados que ante la caída del peso aparezcan dificultades en algunas compras que tienen valor dólar. Se trata de elementos que deben seguir estando en la atención de nuestros pacientes”, dijo Corsiglia.

Desde el sindicato hablaron también de eventuales caídas en licitaciones e hicieron referencia a las dificultades que se podrían presentar a la hora de reparar aparatos. Por estas cuestiones, Cicop se declaró en estado de “alerta”. (DIB) MT

A %d blogueros les gusta esto: