Recordaron al Padre de la Patria en Gral Villegas

En el marco del 169º Aniversario del fallecimiento del “Padre de la Patria” se realizó este sábado el Acto Protocolar con la presencia del Secretarios, Directores, Subdirectores, Concejales, Consejeros Escolares, Instituciones Educativas y de bien público y público en general.

En el inicio se realizó el arriado a media asta del pabellón nacional en señal de duelo y toque a silencio para luego proceder a izarlo nuevamente.

Seguidamente el Subsecretario de Gobierno, Guillermo Grosso, y el Secretario de Obras y Servicios Públicos, Daniel Cepa, entregaron la ofrenda de laureles al pie del busto del General San Martín e inmediatamente se cantó el Himno Nacional Argentino.

Las primeras alusivas a la fecha estuvieron a cargo del Director del Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 145, Ubaldo Garibotti,  resaltó la historia Argentina que “ha ido acumulando en enormes montañas de testimonios y documentos de toda índole, lugares, acontecimientos y nombres que representan el ayer, han moldeado el presente y nos permiten vislumbrar un futuro para nuestro país y por ende para las generaciones de argentinos que aspiran a vivir en paz al amparo de las leyes que dicta nuestra Constitución Nacional.

Entre ese cúmulo de nombres señeros se destaca el del General José de San Martín artífice de la Independencia de Argentina, Chile y Perú y que fuera de sus hazañas guerreras la mejor herencia que nos dejó fue su conducta ejemplar, su imagen impoluta de hombre honesto, humilde  y patriota hasta la renuncia de sí mismo por la patria que amaba tanto.

En su largo historial conoció triunfos como los de Chacabuco y Maipú y soportó derrotas como la de Cancha Rayada y en ambas situaciones se comportó con la mesura y la grandeza que lo caracterizaban.

No necesitamos los argentinos modelos extraños fuera de los límites de nuestro territorio. No necesitamos que falsos dioses con sus cantos de sirena nos alejen de los valores tradicionales, que tan bien definiera el Padre de la Patria en frases determinantes que fue hilvanando en el transcurso de su vida pública y que hoy debieran ser la Biblia de los ciudadanos. (…)

No hay excusas cuando tenemos a mano próceres de esta catadura. No hay perdón por el olvido de los grandes cuando resultan incómodos porque con su solo recuerdo destacan errores que no queremos enmendar.

No hay merecimientos sin sacrificio, tal como se desprende del historial sanmartiniano. No hay patria que resista la negación de la grandeza para sustituirla con papeles de colores.

No todos los países pueden vanagloriarse de contar en el Parnaso de los héroes con un titán a la vez poderoso y sencillo, fuerte y generoso, tan generoso como para preferir el ostracismo cuando se cruzó en su camino, en la famosa instancia de Guayaquil, otro grande más ambicioso cuya confrontación hubiera llenado América del Sur de sangre inocente.

Se ha perdido en gran medida la pasión por el pasado y para muchos estudiarlo es aburrido, porque nos deslumbra el brillo de este presente harto de avances científicos y tecnológicos y mirar atrás parece un retroceso.

Los principios que rigen la conducta moral no tienen tiempo ni ocupan espacio, son inmutables y eso es lo que debemos abrevar para que el progreso no sea sólo aparente y para que las nuevas generaciones crezcan en primer lugar en honestidad, en veracidad, en justicia, en esfuerzo y el crecimiento vendrá por añadidura.

De José de San Martín debemos aprender que no hay triunfo sin sacrificio y que no hay verdadero amor a la patria cuando a sus sagrados fines se antepone la ventura personal.

El 17 de agosto de 1850, hace 169 años, moría en Francia, en Boulogne Sur Mer, un hombre extraordinario ante los ojos del mundo y sin embargo se iba en el exilio sin una queja. Aceptando su destino y rogando por la patria que lo había desconocido.

Es nuestro deber reconocerlo año tras año imitando sus valores”.

Seguidamente la Directora de Educación, Lic. Maricel Mangas, aseguró: “Había seis, siete personas, que tenían en la cabeza la idea de la Nación, es decir, de la interdependencia entre las partes. 6 hombres, 7 hombres, con todo el mundo en contra. ¿Por qué? Porque la mentalidad dominante, la cultura dominante, era el Feudalismo.

Esos hombres no se dieron por vencidos. Uno de ellos era Belgrano, el otro San Martín. El General San Martín, tenía enormes dificultades para construir el ejército de los Andes porque Buenos Aires no lo apoyaba, tenían serias sospechas sobre él, no lo querían demasiado, lo veían como un español (hablaba con la zeta, producto de los 25 años que vivió en España). Entonces él llega a Mendoza, consigue cierto apoyo en Mendoza y, dentro de la Junta de Gobierno, el único que más o menos lo entendía era el General Juan Martín Pueyrredón. Él le pedía a Pueyrredón, caballos, burros, municiones, uniformes…

Hay una carta de Juan Martín de Pueyrredón y, le dice Pueyrredón: “General San Martín, le estoy enviando 709 burros, 4500 municiones, 609 bayonetas, 3000 caballos. Que es todo lo que pude conseguir, ropa para que usted construya los uniformes. No me pida más, porque lo que usted quiere hacer es imposible” (2 de noviembre de 1816).

Respuesta del General San Martín: “General Juan Martín de Pueyrredón, gracias por el envío, lo recibiré todo en los próximos meses. Le agradezco entonces todo lo que ha hecho. Y usted tiene razón, lo que yo quiero hacer es imposible pero es imprescindible”

La democracia es imprescindible. La república es imprescindible. La democracia republicana es imprescindible porque concilia la ética con la ley; el derecho propio con el deber colectivo; la educación con el desarrollo; la no explotación de la pobreza como recurso político. ¿Y lo podemos hacer? Es difícil de hacer, pero es imprescindible.

La fortaleza política de un proyecto se mide por su dignidad intrínseca y por el hecho de descubrir que uno fuera de ese ideal no tiene interés en vivir. Hemos nacido para desplegar proyectos de mayor dignidad, y si fracasamos hay que volver a empezar.

Hoy se cumplen 169 años de la muerte de San Martín y todavía vive en el corazón de los argentinos. ¡Qué bien que nos vendría en estos tiempos de cólera, su sabiduría y su coraje patriótico! Hoy lo necesitamos más que nunca para recuperar la confianza en nosotros mismos.

San Martín vive eterno en el corazón de su pueblo. Grande entre los grandes. Es el argentino más amado por los argentinos.

Una de las máximas que le dejó a su hija Merceditas habla de amar la verdad y odiar la mentira.

Qué bien que nos vendría ahora ese San Martín convencido de que la educación es la forma más profunda de soberanía. Que la educación es más poderosa que un ejército entero para defender la independencia.

Por eso, cuando nombro a San Martín me pongo de pie y lo venero. Y creo que hoy más que nunca nos puede servir cómo mensaje de unidad en esta Argentina partida.

Y nuestros granaderos aliados de la gloria, inscriben en la historia, su página mejor, dice la Marcha de San Lorenzo.

¿Qué página de la historia estamos dispuestos a escribir, como argentinos?

¿Qué página de la historia estamos dispuestos a escribir, como villeguenses?

Qué página de la historia queremos que encuentren y lean mañana, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos

Empecemos a escribirla hoy. Hagámoslo juntos. Es imprescindible que así suceda.

¿Por dónde empezamos? Una pista:

Ayer, estuvo en General Villegas, Mateo Salvatto. Siendo estudiante de la Escuela Secundaria fue campeón nacional e internacional de Robótica. Hoy con 20 años es fundador y director de una empresa. Ha creado la aplicación “Háblalo”, que le permite a personas con dificultades en la comunicación, comunicarse en tiempo real con otra persona. Aplica la tecnología a la discapacidad, desarrollando nuevas capacidades y haciendo de la tecnología una oportunidad de inclusión.

Con su testimonio fresco de vida joven, nos enseñó:

– Que cambiar el mundo no es una tarea exclusiva de los adultos

– Que cambiar el mundo no consiste sólo en diseñar y crear un cohete que viaje por el espacio; cambiar el mundo también y fundamentalmente, consiste en mirar a nuestro alrededor y poder con nuestra acción, cambiar la vida del otro, hacer que su vida sea distinta, mejor.

Mateo no sólo nos habló de robótica o tal vez, fue más allá de ella. Nos demostró:

– Que la fuerza de los sueños, el trabajo y la perseverancia para alcanzarlos, hacen la diferencia

– Que las cosas no siempre suceden como los esperamos, pero debemos reponernos, dar el siguiente paso, y el siguiente paso. No detenernos, esa es la regla.

– Que cambiar el mundo también le pertenece a los niños, a los jóvenes, a los soñadores, a quienes estudian, trabajan, a los emprendedores, a todo aquel que se compromete con un ideal, con un propósito, con una meta noble. Empecemos por aquí: Soñando, creyendo, confiando, trabajando, perseverando y haciendo!

Ya pasaron 169 años de la muerte de San Martín. Llegó la hora de ponernos de pie. Tenemos que hacernos cargo. Es la ley de la vida. Sin nuestro padre tenemos que construir una patria justa para nuestros hijos.

San Martín es el padre de la patria y nosotros, sus hijos, debemos honrar su memoria tratando de multiplicar sus valores y de construir una Argentina a su imagen y semejanza.

Para reafirmar nuestra identidad y para que siga sembrando utopías libertarias en el seno de nuestro pueblo y por todos los rincones de nuestra bendita Argentina”.

A continuación alumnos del Centro Educativo Municipal (CEM) N° 451 y de la Escuela Primaria N° 17 “General José de San Martín” realizaron las representaciones alusivas acompañados por familiares y con la Marcha de San Lorenzo y el retiro de las Banderas de Ceremonia se dio por finalizado el acto.

A %d blogueros les gusta esto: