¿Cuáles son los principales desafíos que afrontará Kicillof en su Gobierno?

¿Cuáles son los principales desafíos que afrontará Kicillof en su Gobierno?

La Plata, oct 28 (DIB).- La provincia que hereda Axel Kicillof está marcada por el impacto de una crisis económica nacional que, a sus irresueltos déficits históricos en materias nodales como la infraestructura y salud, le agrega situaciones potencialmente explosivas desde el punto de vista social, que se dejan resumir en un índice elocuente: en el Conurbano,  la pobreza llegaba en junio al 39,8%, por lo que es probable que hoy sea incluso superior al 45%.

Tópico de campaña, la cuestión de la deuda será una de las primeras que ocupen a la nueva administración. Ya en diciembre, hay que hacer frente a vencimiento por casi US$ 69 millones, y en enero se debe saltar una valla alta: vencen US$ 538 millones entre intereses y capital y 26 millones de euros. Es solo el comienzo: durante 2020 habrá que pagar deuda por US$ 1.821 millones, 953 millones de los cuales fueron contraídos por Vidal.

Por eso ya se habla de la posibilidad de renegociar la deuda provincial, algo que el propio Kicillof dejó entrever cuando dijo que la situación en esta materia es análoga a la de la Nación. El nuevo gobernador ya está hablando con el presidente electo, Alberto Fernández sobre las vías más convenientes para hacer frente a las necesidades de financiamiento en la reedición de un clásico bonaerense: la dependencia de los fondos federales para funcionar.

Pero esa conversación Nación-Provincia es sólo una parte de los equilibrios políticos que deberá crear Kicillof para gobernar. Otro, central, está relacionado con la relación que establecerá con el peronismo provincial que lo precede en el control de territorios, cuya expresión más identificable son los intendentes ?massistas incluidos- y sus representantes parlamentarios. Comenzará a hacerlo en el diseño del Gabinete y el reparto de otras sillas institucionales.

Los empleados públicos, que no protagonizaron este año grandes conflictos, en especial los docentes, plantean otra incógnita. En mayor o menor medida, han visto caer sus salarios reales y eso es lo primero que pondrán sobre la mesa de un Estado financieramente ahorcado. El Banco Provincia afronta una situación especial: sus empleados presionarán para que se revierta la reforma de su caja jubilatoria, pero no hay certezas de que sea un objetivo.

A %d blogueros les gusta esto: