Fernández sobre la deuda: “Es imposible que nos podamos mover de este último esfuerzo que hicimos

Desde Olivos, de forma remota, el mandatario participó esta tarde del programa “Altavoz” por la pantalla de la TV Pública.

El presidente Alberto Fernández participó esta tarde del programa Altavoz que emite la Televisión Pública de lunes a viernes a las 18. Los conductores del ciclo, Cata De Elia y Juan Ignacio Velcoff Andino, coordinaron la entrevista que fue realizada en forma remota por jóvenes de varias provincias del país.

Desde la Quinta de Olivos, en vivo, Fernández respondió sin problemas todas las preguntas que le hicieron, que pasaron por diversos temas, desde la negociación del pago de la deuda, hasta la vuelta del fútbol, el envío del proyecto de legalización del aborto al Congreso y su rechazo a los planes económicos, concepto que cambió por el de “objetivos”.

La primera pregunta fue sobre la desaparición de Facundo Astudillo Castro. Al respecto, el Presidente remarcó que “a todos nos preocupa, es la desaparición de una persona en democracia, y con el dato de que dicen haberlo visto en un móvil policial”. En esa línea, señaló que “no es posible que en pleno Estado de derecho la violencia institucional se instale”, por lo que es necesario “garantizar que la investigación se haga como corresponde, ya que los presuntos acusados son gente de la Policía bonaerense. Tenemos que buscar la manera de conocer la verdad. No quiero tener un país donde estas cosas pasen”, subrayó.

Otro tema que no quedó afuera fue el de la deuda. Fernández, sobre la posición de los acreedores, dijo que “nosotros esperábamos que esto pasara, se formalizó la posición de un grupo de bonistas“. Reflexivo, remarcó que busca que “se resuelva un problema de modo que no tengamos que discutir más con los acreedores y no que sigamos discutiendo cómo tenemos que hacer para pagar”, e insistió con que “hemos hecho la mejor oferta posible y es imposible que nos podamos mover de este último esfuerzo que hicimos, que nos pone al límite. No queremos que nos obliguen a hacer una oferta que ponga en riesgo a los sectores mas vulnerables de la Argentina”, concluyó.

Lo jóvenes que participan del programa desde las provincias abundaron en problemáticas regionales, y una de ellas fue el turismo turismo y la reorganización del sistema de vuelos pasada la crisis del coronavirus. “Es un problema serio muy afectado por la pandemia. Revivir todo eso va a demandar un tiempo. Tenemos que repensar como va a funcionar el sistema aerocomercial en el país, necesitamos integrar al país. Estamos decidios a fortalecer Aerolíneas Argentinas y a hacer que sea un servicio real para los argentinos. Nos está faltando tiempo, la pandemia nos ha sacado mucho tiempo”, precisó.

Empleo joven y educación

Las preguntas se centraron también en problemáticas específicas de la juventud como el empleo y la inversión en educación. “Ha aumentado la cantidad de jóvenes que no estudia ni trabaja, pero el que ha estudiado tiene mas posibilidades de conseguir empleo”, precisó Fernández. “Es necesario ayudar a que los jóvenes se capaciten para conseguir trabajo, estamos desarrollando planes en materia de informática para programadores más allá de la educación formal, más allá del título secundario”, deslizó el madatario, y ahondó: “El tema del trabajo es una gran preocupación pos pandemia, hay mucha gente que ha quedado afuera del sistema, tenemos que darle una salida a esa gente. Los movimientos sociales han hecho un gran trabajo tratando de contener a esta parte de la sociedad. Necesitamos institucionalizarlos. Quienes reciben el IFE es casi el 20% de los argentinos. Es muy preocupante”.

Sobre el momento posterior a la pandemia, Fernández precisó que “el Estado va a seguir ayudando a los sectores que lo necesiten, no sé si llemará IFE o de otro modo. No es solamente pensar el desarrollo para los que están bien, es pensar el desarrollo para los que están mal, es pensar en la ética de la solidaridad, un concepto que yo traigo de (Raúl) Alfonsín, que se trata de tenderle la mano a quien cayó en la pobreza”.

En esa línea y en consonancia con declaraciones que hizo el fin de semana en otros medios, el Presidente aclaró: “Odio de hablar de planes económicos porque todos los planes que se presentaron en Argentina naufragaron. Prefiero fijarme objetivos. Producir, generar empleo y sacar a gente de la pobreza. Esos son los tres objetivos centrales en la idea de desarrollo que tengo en la cabeza. Es ese mi plan”.

“ODIO HABLAR DE PLANES ECONÓMICOS PORQUE TODOS NAUFRAGARON, PREFIERO FIJARME OBJETIVOS”

En cuanto a la inversión en educación y ciencia tecnología, Fernández dijo estar “muy convencido” de que “es la mejor inversión que un país puede hacer, y remarcó que hay más de un millón de jóvenes ‘nini’ (no estudian ni trabajan) que se quedan afuera del futuro”. “Argentina perdió muchos valores científicos, hemos llegado para recuperarlos. En unos días más vamos a poner en órbita otro satélite argentino, hecho por argentinos. Somos uno de los 10 países del mundo capaces de hacer eso. Soy un hijo de la educación pública y creo que es responsabilidad del Estado invertir en todo esto”, remarcó.

Una de las jóvenes se metió en el tema del regreso del fútbol y la respuesta del Presidente sorprendió. “El retorno al fútbol tiene riesgo de contagio en los entrenamientos, no todos los jugadores son estrellas, muchos viven en barrios vulnerables, tienen la preocupación de jugar, contagiarse y llevar el virus a sus casas. El tema es muy delicado, hay que resolverlo con cierta seriedad. Muchas de las cosas que estoy diciendo no son un capricho mío. He hablado de esto con personas que saben, porque conducen clubes o son directores técnicos, y me han marcado esto que yo no tenía en cuenta”.

También llegó la pregunta sobre el envío del proyecto de legalización del aborto al Congreso. Fernández repasó que en la década del ’80 él ya daba un seminario llamado “El aborto: reflexiones acerca de la conveniencia de su castigo”, “varios años antes que la marea verde existiera, ni verdecita era”, deslizó en sorna. Sin obviar el tema, remarcó que tiene “una posición tomada” y confirmó que va a enviar el proyecto aunque está “buscando el momento preciso”, dado que hoy “se está sesionando por Zoom”.

En cuanto a la mejora de las situaciones de desigualdad que vive el colectivo LGBT+, Fernández sostuvo que “una buena sociedad es una sociedad que no discrimina, una sociedad que discrimina es una sociedad mediocre” y remarcó que “tenemos que preocuparnos por los derechos de las minorías, las mayorías en las sociedades son muy trascendentes si se dan cuenta de que hay minorías a las que hay que respetar”.

Sobre la pos pandemia, y animado a dejar una reflexión, Fernández expresó que “en pocos días mas les voy a proponer a los argentinos una serie de medidas que nos va a permitir ver cuál es el horizonte, hacia dónde queremos ir. La pandemia nos da una oportunidad, la de repensar el mundo en el que vivimos, el país en el que vivimos, que es profundamente desigual, con 9 millones de argentinos que no nos habíamos anoticiado que existían o hacíamos de cuenta que no existían”, sostuvo. “Ese olvido permitió que se concrete esta sociedad tan desigual en la que vivimos, que se despreocupó de la educación pública, de la salud pública”, indicó.

“Tenemos que repensar cómo debe ser la Argentina del futuro, una sociedad más justa que integre regiones, que deje de concentrar todo en el centro, no puede haber una Argentina del centro, otra periférica del norte y otra periférica del sur, quiero que los argentinos puedan nacer, crecer, desarrollarse y morirse en le mismo lugar en el que nacieron: cuando la Argentina sea así va a ser un país federal”, puntualizó.

El mandatario también hizo referencia a cómo un virus imperceptible se llevó puesto el sistema económico mundial, un sistema “débil” porque “el capitalismo le prestó más importancia a lo financiero que a la producción”.

Sobre otra de las lecciones de la pandemia, hizo referencia al tema medioambiental. “Cuando los humanos nos enjaulamos el mundo mejoró”, subrayó. “Cuando hace uno años atrás se discutió el cambio climático y la necesidad de usar menos hidrocarburos contaminantes hubo una gran reacción de las grandes potencias, porque podía generar una caída del PBI mundial del 4%. Hoy un virus no solamente destruyó el precio del petróleo sino que además se llevó puesta toda una economía y no hizo falta que nosotros reformemos nada: hizo caer el producto bruto mundial 10 puntos”, describió.

Música y libros

Uno de los jóvenes que participó como entrevistador fue por la veta más cultivada del Presidente y le pidió que recomendara libros. Fernández contó que estaba terminando “Aramburu”, de la periodista María O’Donell, y puso énfasis en dos obras del francés Gilles Lipovetsky, que “lo marcaron mucho”, porque hablan del posmodernismo. Los títulos son “La era del vacío” y “El imperio de lo efímero”. “Son prescindibles para entender cuál es la conciencia social en el capitalismo, para entender en qué sociedad nos tocó vivir y para cambiarla”, describió. Entusiasmado, pidió que nadie deje de conocer la poesía de Charles Bokowski, de Fernando Pessoa y le aconsejó al muchacho que “nunca deje de leer a Borges” así como a Walt Whitman y a Bob Dylan, “que es un premio Nobel de literatura y tiene maravillosas letras de canciones”.

Para el final de la entrevista, llegó la sorpresa: apareció en la comunicación el cantante y compositor Litto Nebbia, admirado por el Presidente desde su juventud.

“Te iba a canta una canción, pero mañana que es mi cumpleaños por ahí te dedico una canción nueva que te hice”, le dijo Nebbia.

Fernández, por su parte, dejó una afirmación un una emotiva anécdota. “Quiero aclarar algunas cosas: mi bigote es por Litto Nebbia”, expresó, y contó que cuando iba a la escuela colgaba en el aula un póster que había salido en la revista “El Expreso imaginario” en la que el músico estaba tocando en un piano vertical con una polera verde. “Yo iba todas las mañanas y colgaba la foto de Litto y decía: ‘Él es el patrono del aula’”, confió.

De los temas de Nebbia, el mandatario recomendó “Yo no permito” y dijo que es la que más lo define, porque tiene que ver con no aceptar ningún obstáculo que impida cumplir objetivos. Recomendó también a la audiencia que “sigan en Instagram” a su ídolo y profesor de guitarra porque sube canciones los sábados, y pidió no dejar de escuchar “Días de conflicto”, reciente composición de su amigo a quien llamó sin pruritos “el padre del rock nacional”. (DIB) AR

 

 

 
 

 

A %d blogueros les gusta esto: