DIARIO DIGITAL

NOTICIAS

MUSEO BELLAS ARTES GV :Revalorizando a Bellocq “Martín Fierro”

 

La Dirección de Cultura apoya la iniciativa del Museo de Bellas Artes enmarcando en una primera etapa la colección de 10 xilografías sobre el “Martín Fierro” de Adolfo Bellocq (donación de Martha de Bellocq en 1973), que hasta el momento nunca han sido expuestas. Nuestro objetivo es visibilizar estas colecciones con el fin de hacerlas accesibles a la comunidad.

Adolfo Bellocq

En 1932 sale a la venta una edición del Martín Fierro la magnífica obra literaria de José Hernández, con la acertada ilustración de Bellocq y la precisa tipografía de Francisco Colombo.

Es por ello que se considera el primer libro de arte realizado en el país, escrito por un argentino, ilustrado por un argentino e impreso por un argentino; nada más acertado para poner en evidencia de lo que es capaz de realizar la auténtica cultura de nuestros artistas.

Biografía

Grabador, xilógrafo, docente y pintor, nacido en Buenos Aires (1899-1972) fue autodidacta desde su adolescencia. Jefe del taller de grabado de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova a partir de 1928, en 1931 organizó la primera exposición del grabado argentino. Perteneció al “Grupo Boedo” junto a otros plásticos como Guillermo Facio Hebequer, Abraham Vigo, Agustín Raganelli y José Arata. Agrupados en torno a la revista “Claridad”, cuya ideología de izquierda buscaba un arte popular y no de élites, propugnaron la labor creadora con temáticas de carácter social. En 1922 Bellocq ilustró con 45 grabados la “Historia de Arrabal” de Manuel Gálvez, dando comienzo a su prolífica ilustración literaria (dictó la cátedra de “Grabado y arte del libro”), ilustrando obras como “Arrampo” de Juan Carlos Dávalos, “La guerra gaucha”, y en 1930 la edición del “Martín Fierro” para la Asociación Amigos del Arte en la imprenta de F. Colombo, mediante un centenar de imágenes centrales y viñetas, realizadas en quebracho largo de fibra. Obtuvo en 1929 el primer premio de grabado en el Salón Nacional. Entre 1926 y 27 trabajó aguafuertes y aguatintas sobre “Proverbios”. Hacia 1940 trabajó sobre paisajes típicos de Buenos Aires. En 1950 viajó a la Patagonia donde trabajó sobre el folklore araucano. Sus pinturas son de gran colorido y vivacidad, sobre temas históricos y de actualidad, siempre realistas.